Comienza proceso para cambiar el esquema de aseo en Bogotá

IMAGEN 12

El Distrito espera abrir una licitación por $5 billones para adjudicar cinco áreas en las que será dividida la ciudad. Inicia desmonte del esquema que implantó Petro en 2012.

Este martes la Administración Distrital puso en marcha el proceso para cambiar el esquema de aseo en Bogotá, lo que implica el desmonte gradual del modelo que implantó el exalcalde Gustavo Petro en diciembre de 2012 y que era transitorio.

El proceso, tal como está previsto por parte de Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP), inició con la presentación del nuevo esquema a la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA), a fin de que este organismo emita un concepto sobre el modelo.

Una vez haya un juicio sobre la propuesta, en septiembre próximo –según los tiempos de la Alcaldía– se abriría la licitación (a la que pueden presentarse empresas tanto públicas como privadas) para adjudicar el servicio de recolección de basuras. En este contexto, Aguas de Bogotá, que depende del Acueducto y presta el servicio en el 52% de la ciudad, no queda, de entrada, por fuera del proceso, pero la Alcaldía ha dado muestras de que no quiere que continúe por su difícil situación financiera.

Surtida la etapa de licitación, que ascenderá a los $5 billones, la adjudicación de los contratos sería en diciembre y en firme, el nuevo esquema comenzaría a regir en febrero de 2017.

Una de las novedades del nuevo modelo es la división de la ciudad en cinco zonas o Áreas de Servicio Exclusivo, donde entrarían a operar los nuevos operadores. Precisamente, la localidad de Sumapaz sería una de estas zonas, que por primera vez contaría con un esquema de recolección de basuras.

Con el nuevo modelo, la Administración Distrital, en cabeza de la UAESP, podrá exigirles a los prestadores del servicio otras obligaciones comolimpieza y pintura de postes, paredes, puentes y estructuras, entre otros, para garantizar el embellecimiento de la ciudad. Adicionalmente, se buscará evitar la permanencia de residuos en las calles, garantizar las frecuencias en las rutas de recolección y el área limpia en toda la ciudad.

El esquema con el funcionan las recicladores también cambiará, puesto que ya no será el Distrito el encargado de pagarles directamente por la prestación del servicio, sino que serán los usuarios –vía factura y por medio de los operadores– quienes cancelarán por su oficio.

“El nuevo esquema trabajará para los recicladores y está diseñado para garantizar la permanencia, la formalización y el crecimiento de las organizaciones de recicladores de la ciudad”, explicó Beatriz Elena Cárdenas, directora de la UAESP, indicando que el nuevo modelo exige a los operadores que garanticen a los recicladores de oficio el acceso cierto y seguro del material aprovechable y a la vez, generará las condiciones para lograr el emprendimiento y mejora en la calidad de vida de los mismos.

Con este modelo, según argumentó la Administración Distrital, se quiere lograr una prestación del servicio “adecuado a los estándares internacionales; modernizar el mobiliario urbano de aseo; fortalecer la cultura ciudadana implementando el reciclaje y aprovechamiento sostenible y generar estrategias para que sectores de la industria y otros actores de la cadena, utilicen materiales aprovechables en sus procesos”.

Cronología de una licitación accidentada

2010: Se vencen los contratos de concesión que les permitían trabajar a cuatro operadores privados recogiendo las basuras de Bogotá: Ciudad Limpia, Lime, Atesa y Aseo Capital.

2011: La administración de Samuel Moreno abre la licitación para adjudicar las nuevas concesiones, pero la Corte Constitucional tumba el proceso porque no asegura la inclusión de la población recicladora.

Diciembre 18 de 2012: Comienza a implementarse el nuevo sistema de aseo, a cargo del Acueducto, por medio de la empresa Aguas de Bogotá. Sin embargo, la incapacidad de esta última lleva a Gustavo Petro a renegociar los contratos con los privados. Deja por fuera a Atesa (del empresario William Vélez), les deja espacio a Lime, Aseo Capital y Ciudad Limpia, y mantiene a Aguas de Bogotá, que hoy recoge basuras en el 52% de la ciudad.

Diciembre de 2013: La Procuraduría destituye e inhabilita a Petro por el caos que se generó los primeros días de aplicación del nuevo esquema de basuras (en diciembre de 2012).

Marzo de 2014: La Corte Interamericana de Derechos Humanos pide que se suspenda la destitución de Petro y solicita medidas cautelares que lo protegen provisionalmente.

Septiembre de 2014: La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) considera que a los privados se les impusieron condiciones que limitaban la libre competencia. Como sanción, además de multar al Distrito con el pago de $80.000 millones, le da seis meses para que retome a las áreas de servicio exclusivo, que deben ser adjudicadas mediante licitación, y le indica que los recicladores deben ser parte del nuevo esquema, como había ordenado la Corte.

Noviembre de 2014: La Fiscalía, que también había abierto una investigación contra Petro por la aplicación del nuevo esquema de basuras, archivó el proceso porque, a diferencia de la Procuraduría, no halló méritos para señalar al entonces mandatario por las dificultades en la prestación del servicio que se derivaron de la puesta en marcha del modelo.

Marzo de 2015: Se cumple el plazo que le da la SIC a la Alcaldía para abrir la licitación de las basuras. Sin embargo, la Corte Constitucional suspende esa orden, con el argumento de que deben garantizarse los derechos de los recicladores. La decisión del alto tribunal implica más plazo para estructurar el proceso licitatorio.

Diciembre de 2015: Petro está de salida y la Corte Constitucional reactiva el plazo de seis meses para que en la ciudad cambie el esquema de recolección de basuras que el entonces alcalde había comenzado a aplicar en diciembre de 2012 de forma transitoria.

Junio 20 de 2016: La Administración del alcalde Enrique Peñalosa le presenta a la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico el nuevo esquema de aseo para su consideración, a fin de que lo evalúe y le dé su visto bueno con miras abrir una nueva licitación.

Fuente:

http://www.elespectador.com/noticias/bogota/comienza-proceso-cambiar-el-esquema-de-aseo-bogota-articulo-639038

Otros Links Relacionados

Distrito presenta nuevo esquema de aseo en Bogotá

http://www.eltiempo.com/bogota/modelo-de-aseo-de-bogota-de-enrique-penalosa/16626035